ISSN 2476-1672

Header Ads

  • This is default featured slide 1 title

    Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

  • This is default featured slide 2 title

    Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

  • This is default featured slide 3 title

    Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

  • This is default featured slide 4 title

    Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

  • This is default featured slide 5 title

    Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Regreso a las armas: el Hemingway cubano

Jean Patchet y Ernest Hemingway en Finca Vigía, 1950

Por Ángel Cristóbal

A finales de los noventa, comencé a escribir en Cuba un ensayo biográfico sobre el escritor norteamericano Ernest Hemingway, inspirado en un viaje que realicé a La Habana, a mediados de los ochenta en unión de mis compañeros y compañeras de estudios universitarios, y a pocos meses de culminar la carrera de Filología. Pero no me fue posible publicarlo sino muchos años después, cuando ya viviendo fuera de la isla fundé la editorial Letras Latinas Publishers, y en 2006 salió la primera edición de Regreso a las armas. Crónicas de guerra

Con la sapiencia que sólo otorga el paso del tiempo, aquella etapa de mi estancia en la Universidad Central de Las Villas fue una de las más hermosas de la temprana juventud, cuando, como colofón cultural al amplio pensum de materias -tanto en la rama de literatura, como en la de lingüística-, los tutores de nuestras tesis de grado nos planificaron interesantes viajes complementarios: primero a villas antiguas como San Juan de los Remedios (Villa Clara), Santísima Trinidad y Sancti Spiritus, y más tarde a San Cristóbal de La Habana, donde reforzamos los conocimientos sobre el arte y la arquitectura colonial, las artes pictóricas y escénicas de los siglos XVIII y XIX, además de un acercamiento al cine cubano contemporáneo; todo ello de la mano de eminentes historiadores como el Dr. Eusebio Leal -historiador de La Habana-, críticos de arte como la Dra. Graciela Pogollotti, y críticos de cine como Enrique Colina.

Regreso a las armas precisamente en su introducción ameniza aquel recorrido habanero que terminó en San Francisco de Paula, lugar donde se encuentra la famosa Finca Vigía, cuya celebridad debe a quien fuera su más eminente dueño: el escritor y reportero norteamericano Ernest Hemingway. Destaco en negritas la palabra reportero, porque dedico la mayor parte del libro al género reporteril bélico, que explotó Papa Hemingway, y del cual obtuvo los mejores dividendos en conflictos del siglo XX como la Primera Guerra Mundial (1914-1918), la Guerra Civil Española (1937-1939), y la II Guerra Mundial (1939-1945).

Hemingway obtuvo suculentos contratos de prensa, en una época cuando llegó a ganar hasta 500 dólares por cada telegrama que enviaba con sus historias y crónicas del frente a las redacciones que le habían solicitado sus servicios. Pero lo más insólito de esos años, fueron los recorridos que el autor de "Adiós a las armas", hiciera por la corriente del Golfo, a la caza de submarinos alemanes, entre 1942-43.

Narramos allí un estudio desconocido, sobre esta poca difundida actividad anti-nazista de Hemingway: un hombre que fue capaz de proezas de esa naturaleza, y que, sin embargo, no pudo superar su propia crisis; acosado por el FBI, que en un primer momento lo contrató como espía, y más tarde le vigiló por su simpatía con la Revolución Cubana, y su líder Fidel Castro, de quien fue un gran amigo -y éste un profundo estudioso de la obra hemingwayana.

Extrañas recaídas depresivas causadas por una vejez prematura que deterioró su mente, y su voluntad de vivir amarrado a un cuerpo que ya no le respondía, ocasionaron el trágico final del 2 de julio de 1961, con 61 años de edad.

Portada de la 2nd edition
Figura controvertida para muchos, Hemingway seguirá siendo para Cuba un amigo especial; por eso usted se encuentra estatuas del escritor en el pueblo pesquero de Cojímar, en el bar Floridita, o eventos de pesca como el Torneo Internacional Ernest Hemingway, y la gente viaja al Basílica del Cobre, al oriente del país, para ver la medalla de oro de su premio Nobel de Literatura 1954, que se resguarda allí. Pero además, en La Habana, específicamente en el hotel Ambos Mundos, y después en Finca Vigía, escribió la mayor parte de sus famosas novelas y libros de relatos.


No podía pues, dejar pasar la oportunidad que brindan también las redes sociales como herramienta para profundizar nuestro conocimiento y nuestra cultura,  para invitarles a revivir a través de su obra, distintos momentos de uno de los más grandes novelistas de todos los tiempos que vivió dos décadas en Cuba: escudriñar sus comienzos en aquel París de la “generación perdida”; conocer los famosos encuentros con literatos como Gertrude Stein, Scott Fitzgerald, Ezra Pound; las cacerías y pesquerías; sus rivalidades con magnates, discusiones y riñas callejeras. Y por supuesto, sus amores, que culminan en mi ensayo con la historia más triste protagonizada por un hombre acabado, rodeado de hipócritas mujeres.


Share:

BOOKS FOR LIBRARIES & LIBRARIANS

Lic. Felicia Jiménez. Vicepresidenta de Editorial Letras Latinas
Estimados libreros y bibliotecarios. Me complace anunciarles que ya está a vuestra disposición nuestro catálogo de ventas 2015, Books for Libraries, dirigido a Librerías y Bibliotecas universitarias e institucionales. Ediciones de autor con la reconocida calidad y la seriedad científica que caracteriza a Editorial Letras Latinas.
Gracias por su atención.
Atentamente.
Lic. Felicia Jiménez Gómez
Vicepresidenta de Editorial Letras Latinas


Share:

José Martí y los partidos políticos

José Martí (1853-1895)
Martí siempre tuvo muy claro el papel de los partidos políticos en una democracia y el papel de los pueblos en ella. De modo que ningún grupo o clase social se confunda con el pueblo soberano, lo suplante en el ejercicio de su soberanía, ni excluya a otros grupos, sean mayorías o minorías, de la participación en la vida democrática de su propio país: para él, soberanía radica en el pueblo.
En 1894, al cumplirse el tercer aniversario de la fundación del Partido Revolucionario Cubano, Martí aclara su concepto:
"A su pueblo se ha de ajustar todo partido público, y no es la política más, o no ha de ser, que el arte de guiar, con sacrificio propio, los factores diversos u opuestos de un país de modo que, vivan sin choque, y en libertad de aspirar o de resistir, en la paz continua del derecho reconocido, los elementos varios que en la patria tienen título igual a la representación y la felicidad. Un pueblo no es la voluntad de un hombre solo, por pura que ella sea, ni el empeño pueril de realizar en una agrupación humana el ideal candoroso de un espíritu celeste, ciego graduado de la universidad bamboleante de las nubes. De odio y de amor, y de más odio que amor, están hecho los pueblos; sólo que el amor como el sol que es, todo lo abrasa y funde..."
En varias ocasiones se ha intentado justificar la hegemonía y exclusividad de un único partido en Cuba pos revolucionaria, argumentando que José Martí fundó un solo partido. Es por lo menos ingenuo, pensar que un hombre puede fundar a la vez varios partidos. Lo que habría que dar a conocer es qué pensaba, qué decía y qué realizaba ese hombre con relación a la democracia y el papel de los partidos en ella. Esta cita que ilustra este trabajo es una declaración exacta de lo que Martí pensaba sobre ello.
Filólogo Ángel Cristóbal García
Bastaría esa cita para convencer del criterio pluripartidista de José Martí y de que ese concepto democrático no estuvo nunca reñido con el de la unidad que él fraguó, edificó y defendió en absoluto respeto a "los factores diversos y opuestos del país", tal como escribe.
Pero debemos profundizar más en el concepto de política partidista que postulaba el Apóstol y que los cubanos y cubanas de hoy tanto necesitamos discernir y practicar en esta hora clave para la República.
(Tomado de: Tras la huella de Martí en Caracas. Ángel Cristóbal García. Editorial Letras Latinas, 2015)
Share:

Armando Reverón: La pintura es la verdad

El escritor cubano-venezolano Ángel Cristóbal García, es autor de este libro que formó parte de una serie de monografías que compilan la vida y obra de destacados artistas, intelectuales y humanistas venezolanos, y ahora edita de manera independiente

El escritor Ángel Cristóbal García y el editor Luis Enrique Hernández

Por Felicia Jiménez. Foto: Julio Rojas / Especial para Prensa del Sur

(Caracas, 6/2/15).- A dos años de haber sido presentadas por la Fundación Editorial El Perro y la Rana, del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, dos monografías, una titulada “Oswaldo Vigas”, y la segunda “Alejandro Otero”, la casa editorial Letras Latinas presentará en la próxima Feria Internacional del Libro de Caracas, el título "Armando Reverón: La pintura es la verdad".

La biografía del genial pintor venezolano fue investigada y redactada por el periodista y escritor venezolano de origen cubano, Ángel Cristóbal García, quien agradeció a la referida fundación editorial la confianza depositada en su persona para producir esta serie.

Cristóbal ha ratificado siempre que su formación profesional como lingüista no le ha impedido desarrollar conocimientos en el ámbito de las artes plásticas y en materia de teoría de la investigación, sendos posgrados que le han permitido llevar a cabo con paciencia esta tarea de investigar y reconstruir la vida y obra de artistas que, en la mayoría de los casos, sus biografías están disgregadas en artículos de prensa, catálogos, entrevistas y libros de arte: “El trabajo del investigador es recopilar toda esa información, como una hormiga, procesarla y armar el ensayo, también con un aporte generoso de imaginación por parte del ensayista”, dijo.

Agregó que a fin de cumplir cabalmente con los títulos solicitados por la Fundación Editorial El Perro y la Rana, se esforzó por estudiar a fondo a los grandes maestros de las diversas etapas de las artes plásticas venezolanas, hombres y mujeres quienes han dejado huella imperecedera en la pintura, la escultura, y la fotografía del país. Del mismo modo afirmó que se esmeró por escribir estos ensayos monográficos con textos agradables dirigidos a todo tipo de lector, “pues la idea es promover el interés de las nuevas generaciones por las artes”. 

Reverón es, sin la menor duda, el más grande de los pintores venezolanos y buena parte de la crítica que se ha ocupado de su obra se propuso explicar por qué ha de considerársele así. Pero además de su obra, su trayecto vital ha despertado una enorme curiosidad y, en consecuencia, está totalmente documentado y auscultado. La personalidad del pintor ha fascinado también a los psiquiatras a partir de los informes del Doctor Báez Finol quien lo trató en el sanatorio cuantas veces sufrió una crisis mental severa.
Armando Reverón
Interesantísimas conjeturas han urdido los psiquiatras a partir de la lectura de su universo simbólico, su vida de ermitaño en El Caney de la playa, sus obsesiones femeninas y tantas otras noticias que la vida de Reverón brindó como un banquete abundante. Pero antes del interés de los galenos, ya había sido presa de las cámaras de los fotógrafos y de los cineastas y, fue desde siempre, amigo de los escritores y, por supuesto, compañero de viaje de los pintores de su tiempo. Eso sí, todos convocados en los espacios de su reino. Allí donde el único sacerdote y cacique era él.

Y es que, Armando Reverón fue, indudablemente, un personaje inclasificable dentro de los movimientos artísticos que prevalecieron durante sus años de vida; difícil de etiquetar, en todo el sentido de la palabra. Fue genio y figura hasta la sepultura, pero mucho más allá de su destino mortal, ha trascendido la muerte para continuar asombrando a sus estudiosos. 

En esta monografía de Ángel Cristóbal García, el autor adentra al lector en la vida y obra de este hombre de barba, en pantalones cortos que, para pintar, se apretaba la cintura con una soga, buscando separar las alturas del espíritu de las bajezas de la carne. Allí oficiaba aquel artista iluminado que pintó la luz y sombra caribeñas.
Share:

La vena del centro: trova santaclareña




"Para ti Ángel, 
por la historia acumulada
que tanto inspira y te agradecemos.
Está aquí la historia de una pasión
donde tuviste buena parte"
Un abrazo,
Alexis, 18-5-11











por Alexis Castañeda Pérez de Alejo

Hacia 1984-1985 ya se escuchaba por algunos rincones de Santa Clara a Amaury Gutiérrez, Julio Fowler y Carlos Gutiérrez –conocido este último como Carlos Trova. Surgen estos creadores bajo el incentivo de una especie de resignación del movimiento trovadoresco, que comienza a hacer una canción más vuelta hacia la existencia íntima del hombre, interesada en el perfeccionamiento musical y más distante de los asuntos épicos de sus inicios.

Carlos Trova, Julio Fowler y Amaury Gutiérrez.
 Los tres lograrían revitalizar la nueva canción en  el centro de la isla, generándose todo un  movimiento cultural al que se unieron otros  músicos como Lázaro Riera “el Fino”, los  tecladistas Julio Machado y Jorge González  Portal “el Bombero” y el saxofonista Jorge  Roque; artistas plásticos de la talla de Ramón  Carrillo, encargado de armar el ambiente  escenográfico; y poetas entre los que estaban  Ricardo Riverón, Frank Abel Dopico, Alpidio  Alonso y el propio Fowler.

Con esta conjunción se lograban populosas peñas que comenzaron los sábados en la Biblioteca Provincial Martí, a las cuales asistían también algunos de los integrantes de la recién fundada Leña del Humor, y el dúo integrado por Ángel Cristóbal – uno de los fundadores de la Nueva Trova en Villa Clara-, y el violinista Misael Barbel quienes también serían invitados frecuentes en los programas del naciente canal Tele Cubanacán. Aquel grupo se trasladó después para el Museo Provincial, luego se comenzó a descargar en El Mejunje, y más tarde en el Museo de Artes Decorativas.

Ángel Cristóbal y Misael Barbel. Captura de video, 1989
Graduado de dirección coral en una escuela de instructores de arte, Amaury Gutiérrez estuvo subutilizado durante varios años en una zona montañosa de la provincia natal. Cuando podía, incursionaba en algunas peñas de trovadores proponiendo sus canciones, ocasiones en las que pudo conocer a otros músicos locales y a los que andaban de paso por la ciudad. Sobresalientes fueron sus temas “Amor blindado”, “En el vórtice de Irela”, “Una mujer se lleva (texto del poeta Jorge Ángel Hernández), “Yo simplemente” y “Tercer mundo”.

Invitado al festival Jazz Plaza, 1990, fue la revelación y recibió felicitaciones y elogios por parte del grupo Irakere y de los no menos conocidos compositores José María Vitier y Pucho López.

Por esta época ya Amaury había alcanzado alturas inusitadas. Su multiplicidad de timbres y precisión técnica le permitían transitar sin riesgos por diferentes géneros musicales, desde la amplia gama cubana hasta los más complejos ritmos y cantos norteamericanos y caribeños: la canción trovadoresca, el son, la guaracha, el filin, el jazz y el blues, además de un estilo de canto cercano a lo que popularizaron los norteamericanos Al Jerau y Bobby Mc Ferry, quienes explotaban al máximo la voz a través de inflexiones y variaciones tonales, hasta llegar, incluso, muy cerca de los secretos del be pop.

Invitado a cantar con el grupo Afrocuba (que grabara con Silvio Rodríguez el disco “Causas y azares” y fue su acompañante en varias giras internacionales), el intérprete villaclareño se vio de súbito en el escenario del Caracas Jazz Festival, 1990. Sobre esta presentación escribiría el crítico Efraín Corona en El Diario de Caracas, el 23 de septiembre: “Se destacó la pieza ‘Guajira con tumbao’ interpretada por el vocalista Amauy Gutiérrez; solo de voz combinado con sonidos onomatopéyicos y golpes de pecho con la mano derecha”.

Después vendría el Festival Cervantino de México, en noviembre del propio año. Allí la prensa destacó también al joven vocalista de Afrocuba.

A pesar de los éxitos, Afrocuba no pudo mantener en Cuba sus planos estelares y, tras varios tropiezos, un mal día Amaury se vio en La Habana sin tener dónde trabajar.

Después de azares y búsquedas dio al fin con la nómina de un grupo salsero llamado La Ley, que necesitaba precisamente a un cantante para poder cumplir un contrato en México. Ya en tierra azteca de nuevo, Amaury decidió, como en otros tiempos lo hicieron Benny Moré y Pérez Prado, probar suerte; finalizaba 1992.
 
Encuentro en la rueda de prensa 
Tras varios años de vadeo y embestidas a los medios promocionales, pudo escucharse al fin, ampliamente, su voz gracias a la firma Universal que lanzó un primer CD que se llamó igual que el cantante. Pronto salieron otros más: “Piedras y flores”, “Alma nueva” y “Se me pegó tu nombre”. En 2000 llegó a Caracas para la promoción de “Piedras y flores”, y en la rueda de prensa que ofreció a los numerosos medios caraqueños; se llevó con una grata sorpresa que nunca olvidará: entre los periodistas, representando a la revista dominical Fascinación, estaba un antiguo trovador cubano y santaclareño, Ángel Cristóbal García.
Amaury nos llegó entonces desde otro concepto musical, dentro de la línea del pop y con una óptica de estos tiempos donde no se pueden desdeñar las señas del mercado; de ahí que varias de sus canciones serían temas de conocidas telenovelas. No obstante, sus amplias facultades vocales le dan ventajas y facilitan el tránsito sin perder la originalidad que siempre le han acompañado. Aunque, en honor a la calidad, ninguno de sus discos posteriores ha tenido la altura alcanzada por el primero.

Tomado de: 
La vena del centro: trova santaclareña. Ensayo. Alexis Castañeda Pérez de Alejo. Ediciones Sed de Belleza, 2010. Pág. 39-42. Capítulo editado por Ángel Cristóbal García para Editorial Letras Latinas, Caracas, 2015.


  
Share:

Related Posts Display

Popular Posts

Recent Posts

Pages