ISSN 2476-1672

Header Ads

  • This is default featured slide 1 title

    Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

  • This is default featured slide 2 title

    Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

  • This is default featured slide 3 title

    Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

  • This is default featured slide 4 title

    Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

  • This is default featured slide 5 title

    Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Navidad en facebook


Al llegar diciembre y las fiestas de navideñas, la gente cambia de actitud hacia los demás: desde un simple vecino o vecina que pasó 11 meses y medio sin saludarte -sólo Dios sabe por qué-, y ahora te desea ¡felices Pascuas!, hasta esas autoridades de alto nivel que mienten, sin avergonzarse, en sus mensajes navideños, sin olvidar a los presentadores de televisión y sus clásicos reportajes de estos días.
Es en esta época cuando se manifiesta más esa hipocresía globalizada que tiene en las redes sociales y sobre todo en facebook, el más claro ejemplo de la llamada democratización de las comunicaciones que caracteriza a nuestros días: saber qué comemos, cómo vestimos, a dónde viajamos, dónde trabajamos, cómo vivimos, cómo es nuestra casa, quienes forman nuestra familia, y comunicarlo a los demás se ha vuelto una obsesión. Los amigos de tus amigos que no necesariamente son los tuyos, pondrán su marca en like (me gusta) y se unirán al comentario del primero que escribió: ¡te vez muy bien!, ¡linda familia!, ¡amiga los años no pasan por ti!, ¡bella casa, disfrútala!. Todos los comentarios serán favorables, educados, con bendiciones, hasta que a alguien se le antoje una frase fuera de lugar que echará leñas al fuego de pasado o del presente: ¡no me digas que tú nunca comiste picadillo de soya!.. Entonces comienza la guerra fría y el embargo digital (sí, porque aunque hay mucha gente que dice ser demócrata, te censuran vía digital al mejor estilo totalitario) ¡Y vaya que son difíciles de apagar los rumores o las matrices de opinión en las redes sociales!
Ahora, cuando está de moda la Navidad digital, todos nos reunimos alrededor de la mesa pero casi nadie habla; no porque tengamos la boca llena, sino porque estamos todos muy ocupados en actualizar "el muro" del álbum digital. Habría que preguntarse cuándo dejamos de ser personas sociales y nos convertimos en seres virtuales.
Esta breve nota hubiese sido mejor compartirla personalmente, sentados alrededor del árbol con amigos y familiares, pero ya ven... agarré mi computador y aquí va. ¡Feliz Navidad!  

Share:

Concierto de Fito Páez en Caracas


Es indudable el amor del cantautor argentino por Caracas: “Al final, tengo la suerte de que mi vida esté ligada a esta ciudad. Siempre es emocionante venir a cantar mis canciones”, dijo el astro desde la tarima del anfiteatro del Sambil en el este caraqueño

Por Ángel Cristóbal
Fotos: Felicia Jiménez y Ángel Cristóbal

(Caracas, 7/12/14. Especial Prensa del Sur).- No podíamos perdernos este concierto de Fito Páez, un artista ligado por más de dos décadas a nuestra sensibilidad musical y cultural, y a quien conocimos en persona a mediados de los 90, en otro concierto, otra ciudad, al centro de una isla en donde la cultura ha sido siempre desprejuiciada y cambiante como el paso de los vientos que la atraviesan. Así que, cuando el autor de “Giros” –disco que transformó el rock latinoamericano-, anunció su concierto en Caracas no dudamos en “cubrir la pauta” pues sería sin duda un trabajo placentero.
Ese mismo día, en el centro de la capital venezolana culminaba el festival latinoamericano Suena Caracas, cita en la cual no estuvo Fito Páez. No sabemos por qué.    

La noche del domingo, la banda venezolana Aditus, con cuarenta años de fundada, antecedió a la estrella argentina y cosechó aplausos y coros de los asistentes al anfiteatro del centro comercial Sambil. Durante su presentación, interpretaron canciones como No te vayas ahora -cantada a capella por el público-, No te pueden apagar y Cada minuto, cada hora. La conexión entre los músicos y los caraqueños que encendió la chispa que desencadenaría en el espectáculo de Fito Páez.

El astro del rock latinoamericano salió al escenario a las 8 en punto de la noche, luego de que su guitarrista y su baterista calentaran el escenario. Vestido de blanco, el cantante argentino dio inicio a su show con la fuerza del tema Rock and roll revolution, título de su vigésimosexto álbum y de la gira homónima que lo trajo de vuelta a la capital venezolana, un año después de su última visita.

Aunque prometió cantar sus canciones nuevas, apostó por lo seguro y cantó sus éxitos más sonados, como Te vi, Mariposa technicolor, En un café y otros.

Al lado del piano había una mesa con seis vasos, todos con agua hasta la mitad. Luego de interpretar un par de temas, Fito elogió a la luna que adornaba el cielo del domingo y recordó la época cuando vino a Venezuela a producir el disco El amor ya no existe (1987) de Sentimiento Muerto, “el disco más vendido de la historia del rock nacional hasta 2006”, dijo antes de interpretar Rueda mágica.

El artista, intranquilo como se le conoce, recorrió la tarima dando pequeños saltos y palmadas al aire mientras cantaba, y en una ocasión hasta lanzó al aire su guitarra milagrosamente atrapada por un miembro del equipo técnico de la banda. Aupando a sus espectadores para que disfrutaran el momento tanto como él parecía hacerlo, entre canción y canción, Fito se paraba al borde del escenario incentivando a sus fans a que le acompañaran en su interpretación.

Con los dedos como batutas, infundía al público la llama que necesitaba para encender la euforia y aprovechó el momento para cantar Arde, una de sus más recientes canciones que comienza con la frase "Arde Caracas, arde tu corazón", aunque pocos se la sabían. "No a la guerra con amor /No a la muerte y al dolor", seguía con la canción. "Ya sé que nadie sale vivo de aquí", cantaba.  

Dos horas y 19 temas después, sin fallas técnicas, excelente sonido y juegos de luces y humo sencillos pero efectistas, el cantante se despidió del público venezolano que en todo momento mantuvo una disciplina digna de destacar. "Gracias por dejarme vivir tantos años en sus corazones", expresó haciendo reverencias y saludos. ¡Gracias a ti, Fito, por este antídoto contra la rutina!






Share:

Pon la Navidad en tu corazón


La Navidad y los días finales del año nos hacen más sensibles -no sensibleros-, y propicios a compartir con  familiares, amigos y compañeros de trabajo; tratando de recuperar lo que no hemos podido hacer durante 11 meses de duro bregar. Es por tanto la mejor época para perdonar y reconciliarnos: también para agradecer a Dios por lo recibido y permitirnos estar cerca de quienes amamos y nos aman. Por estas fechas me viene a la mente el estribillo de un villancico que escribió mi papá a finales de los 90’ y que es hoy uno de los favoritos de los fieles católicos villaclareños: “Pon la Navidad en tu corazón, pon tu corazón en la Navidad / Navidad es un niño que nació en Belén y vino a la tierra para hacer el bien”... Me cuentan mis padres que, en ausencia de arbolitos, nacimientos, y golosinas especiales debido a la escasez, nada de eso impidió la celebración de la Navidad en lo profundo de las familias cubanas, ni la tradición de visitar la iglesia para asistir a la misa del gallo, escuchar el Evangelio de Lucas y los recitales de villancicos que preparaban con emoción los coros de cada parroquia. Y es que, lo más importante es conservar el espíritu navideño, entender que es una celebración por el nacimiento del Hijo de Dios, Enmanuel, el Niño que trajo al mundo la esperanza: Dios hecho hombre, a imagen y semejanza de todos nosotros.






Share:

Related Posts Display

Popular Posts

Recent Posts

Pages