Breaking News

A 117 años de la muerte de Martí

Santiago de Cuba, 19 may (Prensa del Sur). Hoy fue honrado José Martí de las más disímiles maneras, tanto en Cuba como en países latinoamericanos: porque el recuerdo de José Martí acompaña la vida cotidiana de los cubanos de adentro y de afuera, más hoy, al cumplirse 117 años de su caída en combate, cuando la evocación se renueva de un extremo a otro de la geografía insular, y de la patria grande que es Nuestra América. 


Pero el punto focal del homenaje estuvo en el Cementerio de Santa Efigenia, de Santiago de Cuba, donde flores frescas cubrieron y rodearon el túmulo mortuorio, a nombre de las máximas autoridades del país y el pueblo cubano, desde tempranas horas de la mañana.

Al Mausoleo erigido a su memoria a mediados del siglo XX, acuden niños, jóvenes y adultos motivados por esa presencia sobrecogedora y agradecidos por el legado de una vida entera consagrada al empeño de la independencia nacional y la dignidad plena de sus compatriotas.

Desde hace una década, el tributo al Héroe Nacional sumó una guardia de honor permanente con una solemne ceremonia militar, mediante la cual jóvenes cadetes expresan en nombre de Cuba entera la admiración y el cariño por el más universal de sus hijos.

En el sitio conocido por Dos Ríos, en la actual provincia de Granma, el 19 de mayo de 1895 cayó abatido por las balas de soldados españoles el adalid, principal organizador e inspirador de la guerra necesaria reiniciada apenas tres meses antes contra esa dominación colonial. 

El 27 de mayo sus restos fueron trasladados hasta la necrópolis santiaguera, tras múltiples avatares, como abandono de su cuerpo toda una noche tormentosa, enterramientos en fosa común, y hasta exhumación para ser expuesto ante la prensa y la población -pues se dudada que fuese él aquel cadáver-, porque aún muerto su grandeza desafió a las huestes enemigas.