Breaking News

La Virgen Desatanudos

En cierta ocasión, llegó una señora muy afligida a una tienda de artículos esotéricos, donde la dueña y otro cliente hablaban sobre los milagros de la Virgen Desatanudos. Aquella señora, sin hacer comentarios, compró una estampita de la Virgen, la vela con sus respectivos 7 nudos, y se marchó.

Unas semanas después, la misma mujer regresó a la tienda, pero ahora se le veía feliz, y le narró a la propietaria del negocio la siguiente historia: Resulta que había invertido una fortuna en la compra de un apartamento, pero al disponerse a ocuparlo, descubrió que había comprado una propiedad ajena, por lo que tuvo que devolverla a su verdadero dueño y dio por perdido el dinero invertido.

El único contacto que le quedaba a ella con el falso vendedor, era la madre de aquel y sin esperanzas, se comunicó con ella pidiéndole que intercediera en la devolución del dinero.

Pasó mucho tiempo... y nada. Fue por esos días que visitó la tiendita, escuchó la conversación, se llevó la estampita y la vela, y pidió a la Virgen que desatara su problema. Lo curioso es que esta mujer era una profesional universitaria, desempleada, y de convicciones ateas.

Cuenta que estando en Isla Margarita, no le quedó más remedio que tomar un taxi y le dijo al chofer que no tenía el suficiente dinero para pagarle. El taxista le respondió que no importaba, que la llevaría a su destino, sin importar donde le dijese. Durante el viaje ella le contó al hombre su problema y éste le dijo que no se preocupara, que muy pronto se solucionaría el asunto. Poco antes de llegar a su dirección, la llamaron al teléfono celular y... ¡sorpresa!, ¡le habían depositado la mitad de dinero que daba por perdido! Contenta y asombrada, antes de bajarse del taxi, la señora le pidió al amable chofer su número de teléfono, para agradecerle su gesto y sus palabras de aliento, e incluso llamarle para futuros viajes.

Pero todavía le esperaban más sorpresas. Una mañana recibió la agradable noticia de que le había otorgado un empleo importante, y estando ya en posición del mismo, ocurrió el segundo milagro: ¡le depositaron la segunda parte de la suma que le habían timado! ¿Cree el amigo lector que todo terminó aquí? Pues fíjense en este detalle: la ahora feliz mujer no olvidó al taxista de Isla Margarita (Nueva Esparta, Venezuela) y le llamó, pero resultó que el número telefónico no estaba aginado a suscriptor alguno, y por más que averiguó, nadie conocía al chofer con las características que ella describió. ¿Quién fue entonces ese mensajero?

Breve historia de la Virgen Desatanudos

La imagen de Nuestra Señora Desatanudos es un cuadro pintado por Johann Melchior Georg Schmittner y data del año 1700. En la misma puede verse a la virgen María rodeada por pequeños ángeles custodios, y protegida en lo alto por la luz del Espíritu Santo en forma de paloma. En la parte inferior del cuadro puede apreciarse a un hombre caminando a oscuras, guiado por un ángel; lo cual nos remite al arcángel San Rafael cuando guía a Tobías, en su viaje para recobrar una deuda. Esta obra original se encuentra en la iglesia de San Peter am Perlach, ciudad de Augsburgo de la zona pre-alpina de Alemania.

Luego de la ocurrencia de muchos milagros, la Iglesia alemana autorizó una copia del cuadro, a petición de una comunidad religiosa de Buenos Aires, Argentina. Después de muchos inconvenientes, el 8 de diciembre de 1996 la Virgen Desatanudos fue entronizada en la iglesia San José del Talar, barrio argentino de Villa Devoto. Allí concurren cientos de personas para elevar sus oraciones.