ISSN 2476-1672

Breaking News

Napoleón y el misterio de la Gran Pirámide (II)




Al amanecer del 13 de agosto de 1799, Napoleón Bonaparte, empapado en polvo y sudor, emergió entre los bloques de la Gran Pirámide, cerca de El Cairo. Su mirada tensa y cansada evitó la de sus hombres, que sin duda se sintieron aliviados al verle sano y salvo. El héroe corso, todo un mito entre los suyos, había decidido pasar sin compañía en el vientre del más emblemático monumento del antiguo Egipcio. Pero curiosamente, su objetivo, fuere cual fuese, habría de quedar sepultado para siempre aquella mañana en la memoria de Bonaporte, pues jamás reveló qué fue a hacer entre aquellas piedras milenarias. ¿Qué sucedió allá dentro, durante las largas y oscuras horas que duró el encierro? “Aunque lo contara, no lo creerían”, respondió entonces. Y durante el resto de su vida, Bonaparte hablar sobre el asunto. Aquella noche del 12 de agosto, Napoleón está a sólo tres días de cumplir 30 años. Hoy sabemos que cada tres décadas del reinado, o cada vez que flaqueara la salud del monarca, en la época de los faraones, se celebraba en el interior de las Pirámides el Hebsed, una fiesta en la que se creía que el farçon se rejuvenecía accediendo a los secretos de la vida eterna. La pregunta es, pues, si Bonaparte fue iniciado como los faraones cuando se acercaba su trigésimo aniversario. Se trata de algo más que una especulación. No en vano, junto al gran corso viajaron a Egipto un buen número de masones, algunos de los cuales eran destacados generales como Auste Kléber o Joachin Murat. El más concienzudo de los historiadores modernos de la francmasonería, Gérard Galtier, señala que los franceses exportaron los ritos masónicos a Egipto durante la campaña napoleónica, especialmente del llamado Rito Menfis. Galtier cita en sus estudios un documento de puño y letra de uno de los grandes maestres de ese rito, Soluture Zola, donde afirma que Napoleón fue iniciado en la pirámide de Keops y recibió como única investidura un anillo. Lo cierto es que siempre estuvo rodeado de masones: su padre lo fue, también su hermano mayor José, e incluso su esposa Josefina fue gran maestra de una logia femenina. 
Con respecto a Napoleón, no cabe duda que no sólo conocía los símbolos de la masonería egipcia, sino que se los trajo a casa, a la vuelta de su expedición. Y no fue lo único que el corso se trajo de Egipto. Cuando dio el golpe de estado que terminaría llevándole a dominar Europa, añadió dos detalles al escudo de armas de París: una estatua de Isis en la proa del barco y tres abejas. La abeja era uno de los símbolos reales más apreciados por los antiguos faraones. 
Convertido ya en emperador, Napoleón Bonaparte nombró ministro de Bellas Artes a Vivant Denon, uno de los más destacados sabios de su expedición egipcia, quien hará de París una especie de nueva Tebas: hasta 1806, seis de las quince fuentes de la ciudad fueron de inspiración egipcia.  

Share:

Categories

Clases y Tutorías

  1. Español todos los grados desde K8-K12.
  2. Francés todos los grados desde K8-K12.
  3. Latín todos los grados desde K8-K12.
  4. English as second Language

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

YouTube Channels

Shalom Aleijem Channel, cada jueves trasmite el programa Por el Camino de la Torah, conducido por la periodista venezolana Felicia Jiménez; clases de Kabbalah por rabino Dr.Dennis Lebron.

amazon books

Estudios Lingüísticos
La Lengua Popular Cubana.
Las Letras Lo son Todo.
Cubanismos en Teatro Bufo.
Maestros venezolanos
Los Archivos Boulton.
Armando a Reverón.
El maestro de las sombras.
Urbis et Hominis.

Support

Need our help to upload or customize this blogger template? Contact me with details about the theme customization you need.

Pages